Apoyo online

RSS

Autor: Apoyo online 7 abril 2011

9 comentarios

Psicosomatizar la ansiedad

Tengo 33 años, y siempre he sido una persona muy positiva, ambiciosa y con ganas de luchar. Soy periodista y he tenido una empresa, a la vez que trabajaba de periodista en televisión. Creía que el trabajo me hacía feliz hasta el punto de que se convirtió en una adicción. Lo tenía todo: un buen trabajo, una empresa, una persona que me amaba y una casita preciosa muy cerca del mar. Y todo empezó a desmoronarse poco a poco, no sabía porqué, pero lloraba cada noche… Dejé el trabajo, después empecé a viajar, después decidí vender mi casa… Nada parecía solucionar mi situación. Un buen día, me desperté en mitad de la noche sin poder respirar y con el corazón acelerado; me diagnosticaron un trastorno de ansiedad, concretamente de angustia. Sentía tanto miedo a morir. Me comentaron que podría tener una depresión endógena.

Hace casi un año de eso y ahora los dolores de cabeza y de espalda son insoportables. Tengo miedo que esta ansiedad haya desembocado en otra cosa. Hago de todo para superarla: yoga, danza contemporánea, natación, relajación… con eso he mejorado un poco, pero de repente vuelvo otra vez a sentir los dolores intensos. Me cuesta hasta ponerme delante del ordenador por el dolor de cabeza que me provoca. No quería tomar medicación, hasta que tuve que rendirme hace dos meses y empecé con ansiolíticos y antidepresivos. No sé qué más puedo hacer. ¿Me pueden dar algún consejo?

Responde: Noelia Sancho.

Es importante aclarar que un trastorno de ansiedad y uno de depresión son diagnósticos diferentes, más aún en concreto de depresión endógena, que a veces cursan juntos (uno da lugar al otro), o que incluso tu malestar físico prolongado en el tiempo acaba generando la depresión.

Las actividades que estás realizando son muy positivas y, de hecho, tú comentas que te ayudan. No dejarse abandonar, seguir cuidando el cuerpo y ejercitarlo te mantiene en conexión con al realidad. Pero también es muy importante un buen diagnóstico para que el tratamiento farmacológico sea el más acertado. No es ningún problema tomar ansiolíticos o antidepresivos; la farmacología a este respecto está muy avanzada, y cada vez tienen menos efectos secundarios. Piensa que esa medicación te permite poner en marcha las herramientas para sentirte mejor.

Te recomendamos que investigues más profundamente sobre tu malestar, y si es psicosomático, es decir, estás manifestando corporalmente problemas psíquicos, indagando acerca de lo que ocurre podrías manejar mejor el problema, y por tanto reducir esa sintomatología. En ese caso, la ayuda de un profesional, un psicoterapeuta o alguien especializado en psicosomática, te será muy útil, puesto que tú ya le habrás dado mil vueltas a las posibles causas. La especialidad de medicina psicosomática no está reconocida en España, aunque sí en otros países europeos; puedes ver algunos casos clínicos aquí. La psicoterapia, la psiquiatría y la medicina deben unirse para tratar al ser humano, y desde esa perspectiva podrás moverte con más fluidez. No dejes de luchar por ti.

Entradas relacionadas:

La somatización de la ansiedad
“La vida es más real sin medicación”

Etiquetas: , , , ,

9 Comentarios en “Psicosomatizar la ansiedad”

sergi 15 abril 2011 a las 1:00 pm

Hola, tengo 37 años y llevo 30 con ansiedad… ahora se ha incrementado desembocando en un tag con sintomas de desrealización continuos, que es lo que más me preocupa. El psicologo me ha dado paroxetina y cimbalta (doloxetina) con tramkimazin. Me despierto de madrugada y nervioso, con contracciones musculares. Después de probar estos dos antidepresivos voy a probar con hipérico o hierba de san juan, de farmacia, ya que es lo más natural y eficaz que he encontrado y sin efectos secundarios desagradables, aunque mi psicologo no está muy informado sobre esta planta… Ya no sé que puedo hacer, siento que caigo en un pozo sin fondo aunque llevo una vida sana y voy al gimnasio todos los días… Muchas gracias

Pedro Aguilar Kremer 16 agosto 2011 a las 1:03 pm

Buenos días,

En las líneas que siguen, trato de exponer mi caso y algunas reflexiones a la luz de mi experiencia con la depresión endógena.

Actualmente tengo 51 años, soy ingeniero industrial de profesión.Padezco de depresión endógena que empezó a manifestarse de modo muy intenso hace unos 20 años. El desencadenante del primer episodio grave pareció ser un estrés laboral intenso, la ansiedad fue “in crescendo” hasta derivar en insomnio, fatiga intensa desde la mañana, pérdida de apetito (perdí unos 20 kgs), culpa, ansiedad.etc.

Fui tratado con ansiolíticos, magnesio, extractos de hígado inyectables al recibir diagnósticos variopintos (fatiga crónica.etc), de parte de un psiquiatra. Al no haber “causas físicas objetivables (por ejemplo los análisis no mostraban irregularidades)”, no llegué a solicitar ninguna clase de baja laboral, y opté por dimitir de mi trabajo, tras lo cual empecé a recuperarme.

En mi siguiente trabajo volvió a repetirse el mismo episodio, dimisión incluida. Tras lo cual bajo consejo de una amigo psiquiatra, fui a ver a un psiquiatra destacado, quién me diagnosticó “trastorno mixto de ansiedad y depresión”, que reaccionó bien a la medicación recetada (ansiolíticos + antidepresivo tricíclico). Hablamos de 1993.

Con el paso del tiempo fueron habiendo recurrencias numerosas, y mi doctor fue probando distintos fármacos, hasta que en 2002 me diagnosticó de forma definitiva como depresivo endógeno, y en consecuencia me prescribió medicarme de por vida.

En el curso del tiempo fui re-orientándome profesionalmente, abandonando mi carrera como directivo de multinacional, para empezar a trabajar por mi cuenta, y así modular mejor mis esfuerzos a mi circunstancia personal, y tratar de reducir el estrés, que pienso es el catalizador mayor que me lleva a estados depresivos intensos.

Con el paso del tiempo y a pesar de la medicación observo que los tiempos de ausencia de síntomas se van reduciendo, en detrimento de tiempos en que los síntomas se vuelven más acusados y varían. A un momento dado puede haber más insomnio, en otro mayor falta de capacidad de pensar, en otro puede predominar la fatiga, los dolores musculares etc.

Creo fundamental mantener una buena higiene de vida: alejarse del estrés en la medida de lo posible, ejercicio, aire libre, dieta, sueño.
La psicoterapia ayuda a dar herramientas para el manejo de la propia vida, y otras terapias también, por lo que aconsejo no dejar la búsqueda de aquello que puede ayudar nuestra calidad de vida.

En estos momentos estoy haciendo sofrología caycediana, y este año he notado una mejoría general importante respecto a años anteriores.

Mi psiquiatra piensa que la sofrología me está ayudando en el control de la ansiedad, pero al tiempo afirma que la depresión endógena es un proceso degenerativo, que va a ir siguiendo su curso. La cuestión es que hoy por hoy mi calidad de vida es superior a la de hace un año.

Actualmente, y tras probar todo el arsenal disponible hasta el año 2002, estoy tomando un IMAO, el sulfato de fenelcina (Nardil/Nardelzine), tras 3 años con Anafranil (debí dejarlo por trastornos metabólicos hepáticos).
La medicación me parece imprescindible, más conlleva efectos secundarios, y no hay suficiente experiencia para conocer sus efectos iatrogénicos a largo plazo.

La componente hereditaria, estaría también confirmada.

Actualmente estoy viendo un auge en el número de casos diagnosticados, y con rápida prescripción de medicación de por vida.

Es muy difícil manejar una vida con esta enfermedad, que provoca grandes sufrimientos, y que llega a devenir invalidante durante los episodios más graves, y que está casi siempre presente con una manifestación u otra en menor o mayor intensidad, y que es difícilmente comprendida y aceptada por el entorno del paciente, incluido el familiar, y numerosos profesionales de la salud. Por no hablar del entorno profesional, en que decidí esconder mi condición durante años. Aún hoy muy pocas personas de mi entorno profesional conocen mi situación.

Mas es posible hacer muchas cosas para mejorar y optimizar la calidad de vida.

Echo en falta una suerte de manual que contuviera información profesional médica y consejos de tipo “buenas prácticas”, para que fuera de utilidad para diversidad de pacientes y diversidad de síntomas.

Mi modelo sería el “Anticancer” de David Servan Schreiber (RIP), complementado con encuestas a pacientes.

Se trataría de ayudar a vivir con el mayor bienestar posible. Me pondría a disposición de colaborar con cualquier iniciativa en dicho sentido. Llevo muchos años de búsquedas y reflexión en dicho sentido que me gusta
poner a disposición de los demás cuando tengo ocasión.

Gracias por vuestra atención.

Cordialmente,
Pedro

Angel Lara. 24 octubre 2011 a las 9:02 pm

Tengo 38 añnalisis médicos de todo tipo, inclusive os y sufri de depresión y ansiedad durante el 2008, hasta este año que he estado mejor.
Inicialmente me enfrasque mucho en la enfermedad, a tal grado de buscar enfermedades mediante analisis clinicos de todo tipo. Inclusive llegando a hacer resonancias magnéticas y ningún estudio de sangre, orina, hormonal etc. Demostraba algo anormal.

Mi tardanza se debió a que le ponia mucha atención a la enfermedad y a los sintomas y eso es algo que no se debe de hacer. es decir, he aprendido a dominar mi cerebro, no el a mi.
Con la depresión pierdes mucho la capacidad de disfrutar de las cosas, sobre todo de aquellas que te gustan tanto.

Es muy importante la ayuda de todos lados, es decir, mantener buena relación con padres y hermanos, amigos, primos y compañeros de trabajo.
Para mi fue muy importante empezar a priorizar las cosas en la vida, es decir, primero esta mi salud y mi familia, después mi trabajo.
Es muy importante que se haga caso solamente de un profesional y de personas que han pasado por esto y que se vea en ellos la verdadera iniciativa de ayudar, puesto que muchoas personas te recomiendan que te refugies en el alcohol o las drogas, esto es lo peor que puedes hacer.
Yo tarde puesto que le hice mas caso a la enfermedad, ya que en mi caso fue una desestabilización completa del sistema nervioso central, me daban dolores de cabeza, mareos, pérdida de equilibrio, dormia hasta nueve horas y sentia que no habia dormido nada, fátiga extrema, etc.
Al final de todo, acudí a visitar a un primo hermano que es psiquiatra y desde que le relate mi experiencia me diagnóstico crisis generalizada de ansiedad y depresión, me receto la paroxetina y el alprazolam. Sin embargo, me entregó un pequeño libro de no mas de veinte páginas, en donde explicaba todo lo que significaba la depresión, en ese momento entendi que debí de ir primero a un psiquiatra que a todos los demas especialistas anteriores, claro que de esto lo único que me dio tranquilidad , es que realmente estaba sano y el problema es mi mente.
Que es lo que me ha ayudado???
1.- Entender que la depresión y las demás situaciones asociadas como angustia, ansiedad, etc. No se curan de la noche a la mañana o de un dia para otro.
2.- Los medicamentos solo un profesional los debe de suministrar despues de una evaluación previa. Esto obedece a que no el mismo antidepresivo le funciona a toda las personas, el especialista deberá ir suministrandolos hasta que el fármaco sea el mejor. En mi caso yo tomé paroxetina, el cymbalta, el lexapro, hasta que el effexor y el pristiq me sentaron muy bien. No te desesperes y ten paciencia, cada medicamento tardá en empezar a hacer efecto después de una semana.
3.- El nivel de estress es muy importante. Muchas veces la depresión nos ayuda al final a redireccionar nuestra vida y organizarla.
4.- Prioriza tu vida. En mi caso, el entrenamiento boxístico me ayudo en mucho, busqué una actividad física, eso te permite reducir el estress en gran medida y es lo mejor para el cuerpo humano. Cuando salgo del trabajo, trato de no relacionarlo con cuestiones personales , familiares, etc. Salvo que sea algún logró personal o algo agradable que te paso en la jornada.
5.- LLevar una alimentación sana es indispensable, es decir, consumir cereales, frutas, verduras, sobre todo las del complejo b, hierro, y antioxidantes. Tu cerebro, pero sobre todo tu cuerpo te lo agradecerán.
6.- No límites el éxito de tu vida a una sola área. Muchas personas se enfocan al éxito profesional o a la ambición por el dinero. el éxito de la vida debe contener también éxito en la vida familiar y asociativa, en mi caso, me reuno con amigos que no son del trabajo, eso te permite despejarte, puesto que en la mayoría de las veces, con los amigos del trabajo siempre terminas hablando de la problemática del trabajo. Así mismo, evita a la gente problemática, tanto en el trabajo como fuera de el.
7.- Trata de que tu esparcimiento sea sano, es decir, lee un libro que signifique para ti algo ameno. Acude al cine a ver peliculas comicas, reúnete con amigos en algún cafe o lugar campestre.
8.- Algo muy importante, puesto que la depresión no puede ser explicada por las personas que nunca la han padecido, en tus reuniones trata de platicar de temas amenos o de aportar tu punto de vista al tema, no hagas el tema de la depresión como parte principal de la platica, al final caeras mal y fastidiarás a los presentes.
9-. Dale la importancia debida a las cosas, es decir, trata de no preocuparte de mas y sobre todo de cosas que no valen la pena, una cosa es afrontar los problemas y otra es darle mas importancia de lo que se merecen.
10.- En la medida que equilibres tu cotidianeidad y le des el valor a las cosas en esa medida podrás hacer frente a la depresión y sobre todo acude a un profesional. Afronta la depresión, no termines de caer en ella, puesto que mas tardaras en salir de ella y es como comenzar de nuevo.

sde 26 octubre 2011 a las 4:41 am

Hola Pedro, me gustaría escribir ese libro, pues he notado que muchas personas se han dejado nublar por alcanzar comodidad económica, financiera, social, etc. La sensación de bienestar continuo, les es desconocida, al vivir arrastrados por una sociedad consumista de objetos extingibles, haciendo que olviden su cualidad de SERES HUMANOS.

Saludos,

sde

Marta 16 diciembre 2011 a las 12:13 pm

Gracias Pedro. El relato de tu experiencia, aunque un tanto desolador por crónico, también me ha servido en positivo ya que llegué a pensar que era la única con estos síntomas y dolencias. Espero que ese libro vea pronto la luz.
Saludos

Micaela 4 marzo 2012 a las 8:06 am

Hola tengo 15 años y sufro casi todos los dias Indigestion. Admito que varias veces como las comidas con la idea de que me va a hacer mal. Entonces trato de comer todo lo mas liviano posible aunque me gustaria poder comer tranquila normalmente como la mayoría de los chicos de mi edad. Igual lo peor de todo es que lo que más ansiedad me provoca es que tengo miedo a vomitar o a que alguien lo haga ya que una vez vomite horrible y de ahi que trato de evitar sentirme mal del estomago o cualquier cosa que pudiera provocarme vomitos. Y entonces cuando por ahi siento como que puedo llegar a vomitar me pongo muy ansiosa, me sudan las manos, tiemblo tengo ganas de salir corriendo y de llorar no se realmente que problema tengo.

Lucía 12 septiembre 2012 a las 3:37 am

Hola, tengo 28 años, desde los 19 años que he estado en tratamiento para la depresión y crisis de pánico y de angustia generalizada, estuve 8 años con psicoterapia. También he tenido que pasar por cambio de medicamentos porque al cambiar de médico a veces te cambia el medicamento buscando el mejor también, pero por muchos años tomé prozac que es con el que mejor me sentí y cymbalta, a veces me daban angustias pero nunca pánicos ni depresión a menos que dejara de tomarlos por muchos meses y me pasaran episodios negativos, pero ahora en mi U me estoy tratando hace 1 año y el psiquiatra me cambio el cymbalta a escitalopram, por los tiritones en las manos que me daban con el cymbalta y por tratar de encontrar un medicamento que ni siquiera me dieran nada de angustias, me parecio extraño tomar un medicamento económico por primera vez pero él dijo que había personas que no necesitaban tomar remedios caros para que le hiciera efectos. Después de 6 meses con el medicamento empecé con síntomas de depresión (que supuestamente no es normal al estar toamndo un antidepresivo) y me lo cambie a pristiq porque también siempre andaba con sueño, llevo 2 semanas con éste pero no he notado ninguna mejoría, sigo con síntomas de depresión y ahora me estan viniendo de angustia también, a la par me dijo que tenía que volver a ver una psicóloga porque hay muchas cosas por las que sufro en la vida, me cuesta tener amigas sociabilizar, enfrentar el término de las relaciones, soy muy perfeccionista en los estudios y eso me hace estresarme pero a la vez tampoco me gusta hacer ejercicios, me he vuelto super inactiva porque siempre estoy cansada. Lo que leo me dio temor poque nunca pensé volver a tener síntomas de depresión estando con medicamentos, no sé si los medicamentos no han sido los adecuados el último tiempo, si éste que estoy tomando se demora mucho en hacer efecto o si debí quedarme con los que tomaba antes que al menos me sentía mucho mejor. También me han dicho que debo tomar medicamentos de por vida por los pánicos y lo he aceptado a regañadientes pero con lo que leo empecé a pensar que a lo mejor podría sufrir de depresión endógena pero no tengo antecedentes familiares por lo que es poco probable. Tengo tantas dudas en mi mente, ojalá alguien me pueda ayudar. Agregar que lo que escribio Angel Lara, sus recomendaciones me gustaron, sirven mucho! y por eso me decidí a escribir. Es heavy darse cuenta de personas que pasan por lo mismo ya que uno no se lo recomienda a nadie, que todos estén mejor, saludos ;)

Elisa 23 octubre 2012 a las 8:53 am

Lo siento pero esta historia no tiene nada que ve con mi consulta, si, soy yo la que la hice, despues de 1 mes de enviarla ya entiendo porque tardó tanto en responder, esta historia es una invencion total, como asi hagan con todas. Pensaba q esto era más real.
Lo que a mi me ha pasado no tiene nada que ver con lo que ahi relatan por lo que no doy respuesta a mi problema ni de lejos. Gracias de todas formas.

Amaya 4 diciembre 2012 a las 8:04 pm

Solo quiero dejar un comentario real , que fue lo mas torturante que he vivido.

Mi marido y yo eramos profesionales de la salud, su historia fue exactamente igual a la de Pedro, él ahora tendría 52 años.
Mas o menos a los 30-32 años comenzaron los síntomas de depresión endógena,…en oleadas de insomnio…nunca se trató, solo se refugió en el deporte, y durante un tiempo largo ..una doble vida.
Insistí en un tratamiento especializado…nunca lo hizo, a los 46 años se suicidó.
El libro que dice Pedro…como dijo Gandhi , algo así como “yo, siendo tímido, casi insignificante, hice lo que hice, solo con la fuerza de la voluntad, imaginense todo lo que podrían hacer todos ustedes juntos”
Un libro, una especie de manual…la propia experiencia de tantos años de sufrimiento, no vale? se puede hacer un manual, solo hay que comenzar el proyecto…asi como comenzó la Teleton , en Chile.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:

  • sean respetuosos y no sean ofensivos.
  • no sean spam.
  • no sean off topics
  • siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

Entidades colaboradoras

Los beneficios íntegros obtenidos por publicidad han sido cedidos a la Fundación Eduardo Punset: